La Denominación de Origen Rías Baixas estima unas perdidas de 9 millones de kilos de uva

uvaalbarinoLas precipitaciones frecuentes y la ausencia de anticiclones estables han propiciado en las últimas semanas una humedad relativa muy elevada, y con ella un repunte de los ataques de mildiu. Según los técnicos, la incidencia de este hongo es generalizada, sobre todo en la subzona de O Salnés. Está afectando sobre todo a viñedos de las parcelas de menor tamaño que están situadas en las zonas más frescas y húmedas y con suelos más profundos.
Además de la merma directa en el fruto, la incidencia de la plaga sobre la hoja tiene consecuencias relevantes en la maduración. Así, el envero, que hace unas semanas parecía incipiente, ahora se ha ralentizado y podría retrasarse alrededor de una semana sobre lo previsto, lo que afectaría también a la fecha de inicio de vendimia.
Además de la meteorología de las últimas semanas, que rompió una etapa inicial del verano razonablemente buena para la cosecha, los técnicos del Consejo Regulador de la D.O. Rías Baixas describen que la producción de este año ha estado especialmente condicionada por un invierno templado y por una primavera con mayor pluviometría que el ciclo anterior.
La temperatura media “bastante alta” del invierno, prácticamente sin heladas, propició una tasa de brotación inferior a la de 2013, ya que las horas de frío acumuladas por la planta en esa estación influyen en el índice de fertilidad de las yemas brotadas. Y la abundante lluvia en primavera ocasionó “mermas considerables por corrimiento” en esa etapa de floración y purga del fruto. Los cálculos establecieron en ese momento una pérdida de entre un 20% y un 30%.
Hasta ahora, las mermas atribuidas a plagas y enfermedades de hongos no han sido significativas en el transcurso del ciclo vegetativo. A pesar de que se habían producido condiciones apropiadas para su desarrollo, se consiguió neutralizarlas convenientemente gracias a los conocimientos más avanzados en los ciclos de patógenos y las importantes mejoras en la maquinaria de aplicación de productos fitosanitarios, entre otros factores.
Los informes y estimaciones del departamento técnico del Consejo Regulador se elaboran utilizando procedimientos regulados. Los técnicos de campo que colaboran con la Denominación de Origen recogen datos y efectúan observaciones, que luego se someten a un análisis detallado y a un procesamiento estadístico. Se ponderan en función de la superficie supervisada por cada técnico para contar así con criterios unificados.
Además, como tarea de refuerzo y garantía, personal de los servicios técnicos del Órgano de Control del Consejo Regulador, junto con alguno de los técnicos asesores de campo, se desplazan a las distintas subzonas de la Denominación de Origen para efectuar muestreos en los viñedos, con los que corroborar la situación real sobre el terreno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s